EnglishSpanish

¿Por qué se corroen los equipos de
HVAC?

Corrosión

Mi compañera Nathaly de Alba explicaba en un post anterior cómo en algunas ocasiones nos encontramos con empresas que tienen problemas con sus equipos o sus procesos de misión crítica, pero no son conscientes de que están sufriendo corrosión.

 

La corrosión por causas ambientales es muy común en la industria. Sucede en todo tipo de metales de equipos que se encuentran en el exterior, como por ejemplo en las condensadoras de aire. Éstas están hechas, en su mayoría, de cobre, aluminio y acero rolado en frío pintado sin para ambientes no agresivos, por lo que son muy vulnerables a la contaminación del ambiente en el que se ubica la planta o el ambiente que la misma planta contamina.
Cuando nos encontramos en un área marina o industrial, una zona urbana densamente poblada u otro lugar en el que pueda darse una atmósfera corrosiva, proliferan electrolitos que facilitan el proceso de deterioro de los metales. De hecho, la corrosión galvánica es un proceso en el que un metal se corroe al entrar en contacto con un tipo diferente de metal (más noble) y ambos metales se encuentran inmersos en un electrolito o medio húmedo.

 

Los electrolitos son sustancias que conducen la electricidad cuando se disuelven en agua y es común que contengan contaminantes de cloruros provenientes de fuentes tales como agua de mar, sales, polvo de cemento, limpiadores de piscinas, lavanderías y agentes de limpieza domésticos, que están compuestos por cloruro de sodio o calcio.

 

Otros contaminantes relevantes que contribuyen a la formación de electrolitos incluyen compuestos que contienen azufre y nitrógeno procedentes de la combustión del carbón y combustibles fósiles. La contaminación química de procesos industriales, por ejemplo amoniaco, también pueden contribuir a la formación de electrolitos.

 

En ambientes secos como Aguascalientes, Guanajuato o Querétaro no suele ocurrir esta reacción; en los ambientes húmedos, por la lluvia mezclada con la contaminación -como ocurre en la Ciudad de México- los electrones se alojan dentro de los orificios de los materiales, que se corroen, dañando piezas tan fundamentales para el HVAC como el serpentín (intercambiador de calor), ocasionando graves daños como fugas de refrigerante, fallas parciales o fallas totales de los equipos.

Si quieres calidad e innovación con un sello de excelencia,

has encontrado lo que buscas.