EnglishSpanish

¿Cómo se comunica la confianza de
precisión?

Trayectoria

Hubo un tiempo en el que Customair se llamaba Purafiltración. En aquel momento, la empresa distribuía filtros de la marca Purafil, por lo que se pensó que una adaptación del nombre al español podría ser una buena forma de mantener el impacto con el que cuenta la marca dentro del sector energético.

 

Pero la empresa creció muy rápido y Purafiltración pasó a ser una unidad de negocio. Por este motivo, nos dimos a la tarea de construir una nueva marca cuyo enfoque ya no era el producto en sí, sino la adaptación al cliente en las soluciones de calidad del aire, por un lado, y el propio cliente (customer en inglés): Así nació Customair.

 

En nuestro proceso de creación de la nueva marca, con su carácter y narrativa, realizamos un mapa mental con los conceptos más trascendentales que la representan y a los que aspira. Ahí nos dimos cuenta de que todos los proyectos que Customair desarrolla tiene que ver con la precisión.

 

A veces un problema o un mal trabajo de filtración química puede detonar algo peligroso. Hay muchas cosas en juego cuando hablamos de calidad del aire, de ahí que la narrativa que concebimos fue: “confianza de precisión”. Dentro de las áreas que la compañía trabaja es indispensable calibrar, monitorear, etc., y todo eso está inserto en la palabra precisión y la confianza que los clientes y proveedores depositan en Customair.

 

En el desarrollo de la marca se fueron ajustando otros detalles que se corresponden con esta idea, como el símbolo del aire o los colores en tonos azules relacionados con el aire y la filtración. También trabajamos con el código Fibonacci, que es la sucesión progresiva de números, y nos apoyamos de la parte natural, ya que queríamos relacionarlo con todo lo que es “preciso por naturaleza”.

 

Esto también aplica a la personas que trabajan en Customair. Deben ser personas acomedidas, medidas y con conocimiento para hacer las cosas con precisión. Propusimos algunas iconografías e imágenes relacionadas con la naturaleza, como el brocoli romanesco (que finalmente no se usó), el caracol -que también es la figura típica de Fibonacci usada para representar la proporción perfecta- y el girasol.

 

Además, Fibonacci nos aportó el enfoque a la parte matemática, que también tiene que ver con la ingeniería. Así juntamos la parte emocional con la racional, en el sentido de que la gente por naturaleza es precisa y la marca también es precisa en su desarrollo. Todo esto formó parte de la creación del branding de Customair, tal y como hoy lo conocemos.

 

Para transmitir esta idea fuera de las paredes de Customair a sus colaboradores, aliados y clientes, encargamos regalos publicitarios que se salieran bastante de lo tradicional. Por ejemplo, se enviaron botellas de whisky que, desde luego, no tienen nada que ver con el concepto de la marca, y llamaron bastante la atención, pero acompañamos este presente con unos juegos que tuvieran que ver con la precisión.

 

Estos juguetes tuvieron bastante aceptación y suscitaron mucho interés porque, además de entregarse en un empaque bastante interesante, similar al de un perfume, se trataba de objetos que no solo tienen una relación directa con la empresa, clientes y proveedores, sino que también pueden llegar hasta sus propias familias. Esto tiene un impacto mayor y también habla de que la precisión no está peleada con la diversión.

 

Pero sobre todo, connota que es una marca atrevida. A pesar de estar en la parte ingenieril, no se encasilla en lo estructurado: también saben que hay tiempo para todo. Al fin y al cabo, si hay algo presente en nuestras vidas, la laboral o la familiar, es el aire.

 

—————–
Comunicación de Customair.

Si quieres calidad e innovación con un sello de excelencia,

has encontrado lo que buscas.